Que el calor no acabe con tus plantas - Viveros Poza

Que el calor no acabe con tus plantas

El calor está ya presente, es lo que tiene el verano, y en algunos lugares con temperaturas muy elevadas,  y esto supone un desafío para las plantas. Sequedad en el ambiente, plagas, mal abonado, falta de riego o mala programación en este, pueden resultar fatales durante esta época. Hoy veremos cómo podemos evitar estos errores, y lograr que nuestras plantas sobrevivan al caluroso verano.

Controla el riego. De todos es sabido que durante el verano hay que aumentar la provisión de agua. Un sistema automatizado de riego puede ayudarnos y ahorrarnos trabajo. Simplemente programaremos los ciclos de riego a primera hora de la mañana y al final de la tarde.

Abona sólo lo necesario. Muchas plantas de flor se encuentran en plena producción y necesitan durante estos meses pequeños aportes periódicos de abonos ricos en fósforo y potasio, eso sí controlando las cantidades, ya que un exceso podría acabar con nuestra plantas. Así mismo no es recomendable abonar plantas de interior, árboles o arbustos cuando hace tanto calor.

Combate las plagas. Ya os hemos hablado en alguna ocasión de las plagas y como combatirlas, usando plaguicidas sistémicos y fungicidas de amplio espectro. Mala hierba nunca muere, y esto puede pasar si no las controlamos. Retíralas en cuanto aparezcan, o recurre a algún herbicida.

Elimina flores y hojas pasadas de tus plantas, ya que estas, representan una carga importante para la planta, malgastando energía en detrimento de la producción de nuevos brotes y flores. Así mismo podemos aplicar una poda a nuestras plantas, eliminado dos terceras partes de su vegetación como máximo, y vaciando el interior de la planta.

Limpia las hojas con agua, ya que el polvo y arena que se suelen acumular sobre estas durante el verano resulta perjudicial, impidiendo que la planta absorba oxígeno o realice correctamente la fotosíntesis.

Las plantas de interior también te necesitan. Pocas son las plantas de interior que soportan bien los rayos del sol, sobre todo en verano. Por ello, hemos de protegerlas y colocarlas donde estos no incidan directamente sobre ellas, ya que de lo contrario el sol pude provocar quemaduras irreversibles en las hojas.

0 comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.