El cuidado de las plantas de interior - Viveros Poza

El cuidado de las plantas de interior

Como todas las plantas, las de interior, necesitan unos cuidados mínimos que satisfagan al menos todas sus necesidades, bien sean de luz, agua, nutricionales, fitosanitarias
Estas plantas, aunque normalmente no requieren de una luz directa ni intensa, sí que precisan de ella como todas las plantas. Otro consejo que dan los expertos es la de no cambiar de ubicación la planta y de rotarla (sobre todo si está en una esquina de un habitación) para que crezca uniformemente.
Las necesidades hídricas de este tipo de plantas, dependerá mucho de la especie que tengamos y de la época del año en la que nos encontremos, pero son mucho, mucho menores que las de exterior. En verano, por ejemplo, salvo que la planta demuestre sed, con una o dos veces por semana sería suficiente y en invierno cada 7-10 días, pero, tal y como ya hemos indicado, siempre teniendo en cuenta la variedad de la planta. Las especies tipo palmera con tronco (yucas, dracenas…) necesitan menos agua que otras variedades también muy comunes, como spathifilium, anthurium o ficus.
Las necesidades nutricionales de estas plantas, salvo excepciones, no son muy elevadas. Con un buen abono, contra más soluble antes lo tomara la planta,bien dosificado alo largo del tiempo para no producir quemazones a la planta ni pérdidas de abono por exceso del mismo, obtendremos unos buenos resultados. Esto se puede complementar con un poco de quelato de hierro (zinc y manganeso) para que la planta esté siempre verde y algo de aminoácidos para estimular el crecimiento de la planta.
En cuanto al estado fitosanitario, hay que estar pendiente de las posibles plagas y enfermedades que ataquen a nuestras plantas. Las más frecuentes suelen ser, y dependerán de especies, el pulgón, la cochinilla, distintos tipo de orugas, la mosca blanca, el oídio, cribado,…
Por último y no menos importante la elección del sustrato y de la maceta. El sustrato es muy importante y hay que coger uno de buena calidad (que no tiene por qué ser el más caro) con Ph corregido y un ligero abonado. Normalmente suelen ser mezclas de turbas rubias y negras con algo de coco.
En cuanto a la maceta hay mil materiales, formas y colores. Se puede discutir si es mejor la tradicional de arcilla cocida que la de plástico, pero lo que sí que es cierto, es que a lo largo de la vida de la planta y conforme vaya creciendo hay que ir adaptando la maceta a su nuevo tamaño, incorporando el sustrato necesario.

0 comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.